Caldo de madre

Construir marcas auténticas y únicas desde la raíz empresarial

Ya todos innovamos, con excelentes metodologías.
Ya todos creamos experiencias, difícilmente superables.
Ya todos nos subimos al carro, sea cuál sea su destino.

Estamos ante un mercado exigente, saturado de ofertas idénticas y herido gravemente por relaciones de intercambio que aportan escaso valor.
Es responsabilidad de las organizaciones –grandes, medianas o pequeñas– establecer relaciones auténticas y duraderas a través de una comunicación de marca veraz y creíble. Podemos seguir nuestro camino y, a la vez, tener un ojo puesto en las tendencias.

Nos lanzamos a contar nuestro negocio con una extensa lista de servicios y / o productos, hechos con una técnica inmejorable y sin preocuparnos por enganchar emocionalmente al cliente (el famoso engagement). Todos, absolutamente todos –empresas son personas– somos capaces de emocionar a los clientes si analizamos profundamente nuestra configuración empresarial, tratamos de conocer a los demás y cumplimos, con primor, lo que estamos prometiendo.

Nuestra experiencia como diseñadores estratégicos nos dice que todas las empresas que abren una ventana a la reflexión de su comunicación, encuentran en sus raíces aquello que les hace singulares y creíbles. Está latente en la raíz empresarial, en el archivo profundo de las personas que configuran la dirección de la empresa.

Una empresa auténtica se preocupa por generar valor auténtico, más allá del obligado beneficio económico. Se preocupa por resolver con honestidad los problemas de sus clientes y generarles nuevas oportunidades.

La autenticidad no hace empresas diferentes, si no únicas.